Noticias

Y desde Perú, cómo utilizan la información para salvar vidas de mujeres

0

 

Sabemos que la información de casos de violencia contra la mujer (VCM) puede ser utilizada para la prevención, persecución del delito y protección de víctimas. Que esto ocurra en la práctica es el gran reto. 

El Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público del Perú ha comprendido la relación dato-información-conocimiento-decisión. La entidad estatal ha analizado en detalle los casos de VCM, de feminicidio y de tentativa de feminicidio (cuando el género de la víctima es irrelevante, no es catalogado como “feminicidio”) para generar alertas que permitan proteger a las mujeres en situación de riesgo y salvar vidas. 

Gracias a la implementación del sistema de información de VCM y el Registro de Feminicidio, el Observatorio analizó el caso de 747 mujeres asesinadas en un contexto de feminicidio entre enero de 2009 y abril de 2015. Algunos resultados destacados: 

- 6 de cada 10 víctimas de feminicidio tenían entre 18 y 34 años. 

- De cada 100 víctimas de feminicidio, 77 fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas. 

- El 56,3% de las víctimas fueron asesinadas dentro de la casa. 

- El día domingo presentó el porcentaje más alto de feminicidios (17,9%). 

- El 54,4% de los feminicidios ocurrieron en horas de la noche o madrugada. 

- 6 de cada 10 mujeres murieron asfixiadas, estranguladas o acuchilladas. 

- 1 de cada 10 presuntos asesinos se suicidó. 

Además, una de cada cinco víctimas de feminicidio había presentado una o más denuncias por violencia familiar en el Ministerio Público contra el mismo agresor hombre, quien transcurrido un tiempo cometió el asesinato. Ese dato es relevante pues evidencia que aproximadamente 149 víctimas de feminicidio ya habían entrado en contacto con las autoridades públicas, con lo cual surge la pregunta si se podría haber evitado una tragedia. Estudios anteriores del mismo Observatorio revelan que en muchos casos las víctimas de VCM habían denunciado violencia familiar más de nueve veces. 

El uso estratégico de esta información puede contribuir a prevenir que más mujeres sean asesinadas en un contexto de feminicidio, a través de medidas oportunas de protección de mujeres en riesgo.