Noticias

Políticos en cuarentena Coronavirus en Argentina: la UCR armó un inédito comité virtual por Zoom

0

* Esta noticia ha sido publicada originalmente por CLARÍN.

Alfredo Cornejo, titular del radicalismo, reunió a representantes de los 24 distritos en una extensa teleconferencia, cada uno desde su living.

 Con el Congreso cerrado, los vuelos frenados y el país aislado en cuarentena, la Unión Cívica Radical realizó ayer una inédita reunión de sus autoridades con representantes de las 24 provincias del país para analizar la postura del partido en el contexto de la pandemia de coronavirus que preocupa no solo a la Argentina, sino también al mundo.La mayoría desde el living de su casa, claro.

A través de Zoom, la aplicación estrella del momento para realizar teleconferencias en las semanas de encierro, el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, acompañado por los jefes de Diputados y el Senado, Mario Negri y Luis Naidenoff, encabezaron un extenso debate –de más de 3 horas y media– para escuchar e intercambiar posturas en torno al papel que debe jugar el radicalismo en esta crisis.

Ahora hay que comprar y vender por videoconferencia”, rompió el hielo, con un chiste, Negri, mientras sus correligionarios se iban conectando minutos después de las 15. “Es una situación inédita en el mundo, el país y en el radicalismo, así que bienvenido el debate”, los saludó Cornejo.

Adolfo Rubinstein, exministro de Salud de la Nación, fue el invitado estrella y le tocó abrir las exposiciones con su panorama de la situación.

Calculó que existen cinco veces más casos positivos que los informados; anticipó que la salida de la cuarentena será lenta, sectorizada, sin aglomeraciones de gente como recitales o partidos de fútbol por varios meses; y también señaló que considera que las clases volverían recién en julio.

Además, alertó sobre el manejo de la pandemia en los sectores más postergados de la sociedad, como las villas de emergencia. “La tasa de contagiosidad en esos ámbitos puede ser altísima”. Más allá de eso, pidió no proyectar "escenarios apocalípticos".

Acto seguido, tanto Negri como Naidenoff detallaron qué está pasando en el parlamento, que no delibera con normalidad desde hace semanas.

El cordobés explicó que ya comenzaron a funcionar, por videollamada, algunas comisiones y que se trabaja en un proyecto para que el 30% de 70 mil millones de pesos de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) más una partida del fondo sojero se repartan en todo el país según el índice de coparticipación para evitar discrecionalidades. También adelantó que esperan el informe del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

El titular del bloque en la Cámara Alta, en tanto, detalló el mecanismo voluntario para que los senadores donen parte de su sueldo para combatir el Covid-19 y pidió escuchar la palabra de la UCR de todas las provincias para interiorizarse y federalizar la discusión. 

Luego, con Cornejo como moderador dando la palabra y pidiendo redondear, comenzó el debate.

Cada representante tuvo 5 minutos, fue por orden alfabético –de Buenos Aires a Tucumán–, y más allá de algún pequeño problema técnico de conexión, la discusión fluyó sin mayores sobresaltos, al punto que sorprendió al equipo que militantes que hacía de "soporte técnico" ante cualquier imprevisto.

Cada orador debía, en primer lugar, hacer un reporte detallado de los casos de coronavirus en su distritos: con el número de casos positivos, en estudio, fallecidos, y aislados.

Después, trazar un breve reporte económico, centrado sobre todo en el pago de sueldos, y por último contar qué contactos había con los mandatarios de cada distrito.

Daniel Salvador, exvicegobernador de Buenos Aires, señaló que tienen pocos contactos con la gestión de Axel Kicillof (recién ayer se hizo el primer encuentro) y se mostró preocupado por el ingreso del coronavirus a los asentamientos más pobres.

“Hay gente que hace una o dos cuadras para buscar agua, cuando esto entre va a ser difícil que se pueda contener”, dijo. Y deslizó que es necesario encontrar fina línea de marcar ciertas diferencias, pero sin aparecer como “irresponsables” en este contexto.

Guillermo De Maya, de la UCR porteña, subrayó el diálogo fluido que existe con el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y se enfocó en hablar de los cacerolazos que desde hace varios días se escuchan para que los políticos se bajen los sueldos.

“Hay un reclamo para achicar el Estado cuando esto nos demuestra que necesitamos un Estado más grande”, resumió.

El panorama que trazó Livio Gutiérrez, del Chaco, fue uno de los más sombríos. La provincia que gobierna Jorge Capitanich es una de las más golpeadas por el coronavirus, con siete muertos confirmados y más de 100 casos.

“Tendríamos más si hubiese más test, estamos en presencia de un INDEC sanitario”, denunció el legislador, que sostuvo que, a fines de 2019, el gobierno del PJ gastó 70 millones de pesos en sidra cuando los radicales pedían usar esos fondos para equipar hospitales.

La reunión virtual también contó con la participación de Ramón Mestre (Córdoba); Ricardo Colombi (Corrientes); Lorena Matzen (Río Negro); Carlos Fascendini (Santa Fe); Alejandro Paez (Catamarca); Jacqueline Caminoa, (Chubut); Leandro Arribalzaga (Entre Ríos); Martín Hernández (Formosa); Alberto Bernis (Jujuy); Julio Pechin (La Pampa); Gabriela Rodríguez, (La Rioja), Tadeo García Salazar (Mendoza); Ricardo Andersen (Misiones), César Gass (Neuquén); Miguel Nanni (Salta), Eduardo Castro (San Juan); Hugo Rossi (San Luis); Daniel Gardonio (Santa Cruz) y Alejandro Vernet (Tierra del Fuego).

También hubo representantes de distritos cuyos partidos están intervenidos por el Comité Nacional: por Santiago del Estero, estuvieron el mendocino Andrés “Petti” Lombardi, y el senador jujeño Mario Fiad; y por Tucumán, José Francisco Argaraña. Y dijeron presente Lila Puig, ex presidenta de la Convención, y Jesús Rodríguez, titular de la AGN.

La diputada bonaerense Alejandra Lorden, vicepresidenta del partido, se conectó al Zoom, escuchó algunos oradores pero tuvo que abandonar el grupo. “Tuvo que irse para atender una emergencia, es médica”, explicaron en el chat.

De norte a sur, se escucharon balances de cómo vive cada provincia la pandemia. Algunos más aislado del contagio y otros en el foco de la crisis. En Misiones, Santiago del Estero y Formosa, por ejemplo, expresaron la urgencia de combatir al dengue. "Nos preocupa más que el coronavirus", señalaron.

Otras provincias resaltaron que sus economías quedarán en terapia intensiva tras el coronavirus, como consecuencia de la caída de la recaudación y la recesión que se avizora post-coronavirus. En Mendoza, además, hubo quejas porque todavía no se acreditan fondos de la tarjeta alimentaria.

Y hubo una incomodidad repetida sobre el "empoderamiento" de los gobernadores y del propio presidente, Alberto Fernández, en medio de la crisis sanitaria. Ese rol protagónico en la emergencia es lógico –razonaron los radicales– sin embargo advirtieron sobre los peligros de gobernar por DNU.

En plena guerra mundial, mientras estaba siendo bombardeada Londres, el Parlamento funcionaba y acá no. Gobiernan con decretos y sin rendir cuentas”, fue la frase con la que se resumieron los cuestionamientos a la paralización de los órganos legislativos, no solo a nivel nacional, sino también en las legislaturas provinciales y concejos deliberantes.

Daniel Gardonio, intendente de San Julián (Santa Cruz), fue el único que realizó la videollamada fuera de su casa.Estaba en su despacho.

Entre los mates, llamados por celular, algunas caras de fastidio por la mala conexión a internet y familiares que se cruzaban sin darse cuenta, se produjo una situación insólita.

Es que uno de los participantes del chat tuvo que salir de su casa, pero no quiso perderse el hilo de la charla. Fue así que, de repente, mientras las pantallas de todos se proyectaban un rostro, la suya mostraba el techo de su auto, y en movimiento.

¿Violó la cuarentena en pleno debate? “No, es legislador provincial, está exceptuado”, explicó luego un correligionario.

La reunión no cerró con apretones de manos, besos, ni abrazos fraternos, gestos prohibidos por el distanciamiento total. Tampoco se cantó al marcha radical, el ánimo no era de festejos, sino más de preocupación.

Más acorde a los tiempos que corren, hubo una captura de pantalla. Postal de la política en tiempos de cuarentena.