Manual

Manual de Estándares Mínimos para el Funcionamiento de los Partidos Políticos

0

Los partidos políticos son una piedra angular de la democracia representativa y desempeñan una función singular como ninguna otra institución. Los partidos políticos democráticos contienden y buscan ganar elecciones a fin de administrar las instituciones públicas. Estos ofrecen propuestas alternativas de políticas públicas que son formadas por las preferencias de los ciudadanos. A través de sus opciones de candidatos y políticas, éstos ofrecen a los ciudadanos opciones de gobernabilidad. Los partidos pueden fortalecer las instituciones políticas nacionales al momento de presentar estas opciones en las elecciones y buscar movilizar a los ciudadanos en respaldo de la visión que tienen del interés nacional. Si bien existen partidos sin democracia, no puede existir la democracia sin partidos políticos. 

A través de sus acciones y sus objetivos, los partidos políticos pueden desempeñar papeles vitales en el fortalecimiento de los regimenes democráticos. Sin embargo, el alcance de su contribución depende de las maneras en que definan sus roles, y el de sus contendientes políticos. La Declaración Universal de los Derechos Humanos describe los requisitos básicos para la organización política democrática: La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto (Art. 22.3). En las democracias, los partidos políticos desempeñan un papel clave en dichas elecciones: ayudando a estructurar las opciones electorales y cumpliendo con los resultados de estas contiendas, los partidos ayudan a asegurar que las elecciones sean verdaderas expresiones de la voluntad popular.