Noticias

Los 100 primeros proyectos del nuevo Congreso y su agenda marcada por el coronavirus

0

* Esta noticia ha sido publicada originalmente por EL COMERCIO. 

El 55% de las iniciativas presentadas tienen que ver con la problemática del COVID-19. De las cuatro normas aprobadas en el pleno, la mitad también está ligada al Estado de Emergencia.

En sus primeros 15 días de instalados, el nuevo Congreso muestra un ánimo regulador que no se veía desde los años 2000 y 2001. El corto periodo de 16 meses que tienen parece empujar a los nuevos representantes a abultar la agenda legislativa que, por el momento, se muestra sujeta a la coyuntura de la crisis surgida por el brote del COVID-19 (coronavirus).

Son 53 los congresistas que en estas dos primeras semanas han presentado 100 iniciativas de ley, sin contar con los dos proyectos dados por el Poder Ejecutivo.

En promedio, son dos iniciativas por cada uno, aunque el desagregado muestra algo distinto. Tenemos que hay congresistas que arrancaron su gestión con un arsenal de proyectos: Rennan Espinoza (Somos Perú, Lima) ha presentado ocho proyectos, mientras que Daniel Urresti (Podemos, Lima)Tania Rodas (Alianza para el Progreso, La Libertad)Paul García (Acción Popular, Lima)Luis Carlos Simeón (Acción Popular, Pasco) ingresaron a trámite cuatro propuestas cada uno. Solo entre estos cinco legisladores acumulan 24 iniciativas.

Las bancadas con mayor impulso regulador son Acción Popular (29 proyectos), Alianza para el Progreso (14), Somos Perú (12) y Podemos y Fuerza Popular (11 cada uno). La mayor concentración de proyectos se da en el rubro económico, donde suman 36 iniciativas. Después de economía, no hay un sector predominante, pues el más cercano es la reforma política-electoral, que apenas suma 12 proyectos.

Muchos proyectos abarcan la misma temática aunque con diferentes matices. De los nueve proyectos de resolución legislativa -que plantean modificaciones al reglamento interno del Congreso- siete proponían que el Congreso realice sesiones virtuales. Al final, se elaboró un texto sustitutorio que aglomeró todas las propuestas aunque no necesariamente recogía sus textos. De todos modos, los siete congresistas pudieron poner en sus redes sociales que esa ley fue gracias a ellos.

En algunos otros casos, no se trata de semejanzas sino de propuestas repetitivas. El legislador Rennan Espinoza (Somos Perú, Lima) presentó, el pasado 26 de enero, un proyecto de ley para suspender el cobro de peajes, en todas las rutas nacionales mientras dure la emergencia del coronavirus. Cuatro días después, el parlamentario Wilmer Bajonero (Acción Popular, Huánuco) presentó una iniciativa con el mismo enunciado.

Agenda coronavirus

El nuevo Congreso intentó realizar un pleno temática sobre el coronavirus durante su primera semana, pero no tenían el número de proyectos suficientes. A los 15 días de su instalación, las iniciativas referidas al coronavirus acaparan el 55% de la agenda.

De las 33 iniciativas económicas referidas al coronavirus, nueve buscan regular el sistema privado de pensiones. Las 24 restantes son propuestas sobre materias que ya reguló el gobierno (sobre retiro de CTS o suspensión de cobros de servicios básicos) o sobre medidas financieras que ya adoptaron las propias entidades financieras (congelamiento y prórroga de deudas).

Entre estos proyectos se encuentra la iniciativa multipartidaria que propone el retiro del 25% del retiro de fondos de las AFP, el mismo que será debatido desde este martes 31 de marzo. Al respecto, la Asociación de AFP advirtió que la propuesta en cuestión generaría la quiebra del sistema previsional y haría imposible una recuperación.

La actual crisis del coronavirus apunta a captar la atención pública por unos meses más, y parece que ese mismo camino seguirá la agenda legislativa. Bajo este escenario, las iniciativas de reforma política, como la que propone eliminar la inmunidad parlamentaria o la que plantea cambiar el sistema de elección de magistrados del Tribunal Constitucional, no parecen tener prioridad como en la campaña electoral. En la primera sesión se aprobó una norma electoral, pero solo implicaba otorgarse un plazo -hasta octubre para- para introducir cambios al sistema electoral, con miras al proceso 2021.

Mientras pasan los días, las iniciativas de van acumulando y las 24 comisiones ordinarias aún no tiene fecha definida de instalación. Los grupos, además de esta carga acumulada, deberán asumir la revisión de los decretos de urgencia dados en el interregno parlamentario y deberán definir qué harán con la carga legislativa dejada por el Parlamento disuelto.

En medio de este escenario, lo probable es que se pueda terminar colando en el pleno los proyectos de agenda personal como el que propone un día nacional de la oración.

Hasta el momento, solo cuatro normas han sido aprobadas: una resolución legislativa que establece los plazos de legislaturas de este periodo, una modificación electoral referida en párrafos anteriores, la que establece las sesiones virtuales y las facultades dadas al gobierno. Estas dos últimas tienen que ver con el coronavirus y podríamos agregar el acuerdo plenario para crear una comisión especial de seguimientos al acciones del gobierno sobre el COVID-19.