Caso de estudio

Desinformación: Un nuevo desafío a la Democracia o más de lo mismo?

0

Los titulares recientes sobre el papel que involucra la desinformación rusa en las elecciones presidenciales de EE. UU. En 2016 han encendido importantes discusiones de política sobre el impacto de la información en los sistemas democráticos. Si bien la desinformación no es nueva y se ha utilizado durante años para cambiar el rumbo de la política a favor de sus perpetradores, los desarrollos con respecto a las redes sociales, "big data" e "inteligencia artificial" significan que la desinformación en la actualidad representa un tipo muy diferente de amenaza a la democracia.

La desinformación es una metodología que usa información falsa para provocar una respuesta que beneficia a su diseñador. Es distinto de la desinformación y la propaganda, con la que a menudo se combina. La desinformación es información errónea o incorrecta que se origina a partir de un error humano o técnico, hechos erróneos o hechos y narraciones falsos publicados involuntariamente. La propaganda, si bien también puede usarse para provocar una respuesta intencionada por parte de su diseñador, y basarse  en hechos. La diferencia para recordar es que la desinformación siempre intenta confundir o inducir a error, y siempre se basa en información falsa.

Una de las mayores amenazas de la desinformación es su capacidad de socavar la confianza pública en las instituciones centrales de la democracia. Por ejemplo, hoy, los esfuerzos de desinformación rusos están trabajando para socavar la autoridad moral del modelo democrático, incluidos los pilares básicos de los que depende la democracia: la legitimidad de la prensa y la confianza ciudadana en el gobierno. En lugar de exaltar las virtudes de su propio sistema, Rusia ha tratado de explotar los miedos y las ansiedades, avivando las divisiones dentro de los sistemas democráticos.

El origen de la desinformación se puede remontar en gran medida a la llegada  de los medios de comunicación. En la década de 1930 y 1940, los nazis utilizaron la desinformación a través de publicaciones antisemitas para incitar al miedo y la sospecha del pueblo judío. El término en sí fue acuñado por la traducción de una palabra rusa, "dezinformatsiya", que era el nombre de una división de la KGB dedicada a la propaganda encubierta. En la década de 1980, una campaña de desinformación soviética acusó a los EE. UU, de propagar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) con el propósito de una guerra biológica mediante la publicación de artículos en el semanario soviético Literaturnaya Gazeta y el Patriot en la India. La historia fue retomada por los periódicos en más de 60 países en todo el mundo.

Si bien la desinformación tiene una larga historia, su alcance, escalonamiento, sofisticación y efectividad han alcanzado niveles sin precedentes debido en gran parte a la cobertura y velocidad viral de las redes sociales. La automatización y la inteligencia artificial han reducido drásticamente el costo de difundir la desinformación a gran escala. La desinformación digital a veces se enmarca como propaganda computacional, definida como "el uso de información digital y tecnologías de comunicación para manipular percepciones, afectar el poder de decisión e influir en el comportamiento". La propaganda computacional usa robots automatizados, que a menudo se presentan como usuarios legítimos de redes sociales y amplifican artificialmente el alcance de la desinformación. Los Bots pueden dirigirse a personas mediante la recopilación de datos sobre preferencias y comportamientos en línea.

Los bots y la propaganda computacional se han convertido en un elemento rutinario de la guerra híbrida. Por ejemplo, en 2014, un misil derribó el vuelo MH17 de Malaysian Airlines. Antes de que comenzara la investigación del accidente, un usuario de Twitter llamado "Carlos" afirmó haber visto un avión militar ucraniano en el área de la catástrofe, lo que sugiere que el MH17 había sido atacado por Ucrania. La historia fue captada rápidamente por el canal ruso de noticias RT, y, poco después, el Ministerio de Defensa ruso realizó una conferencia de prensa y mostró una imagen de satélite falsa con un avión de combate acercándose al MH17. Poco después, el sitio web de comprobación de hechos StopFake demostró que la cuenta "Carlos" era falsa.

La omnipresencia y sofisticación de la desinformación ha hecho que sea muy difícil, y en algunos casos imposible, que los ciudadanos sepan si las imágenes, las fotos o las noticias que leen son reales. En resumen, la tecnología ahora permite que la desinformación opere a una escala que pueda introducir la desconfianza necesaria para que no funcionen las democracias. Estos desafíos han llevado a algunos a preguntarse si la democracia puede sobrevivir a la era digital.

Un problema serio merece una respuesta seria. Las futuras publicaciones de blog explorarán herramientas, técnicas y enfoques para contrarrestar esta amenaza. Es importante entender que hay formas de enfrentar este desafío. Las empresas tecnológicas pueden "diseñar para la democracia" para evitar que sus plataformas sean objeto de abuso y para ofrecer a los ciudadanos opciones de eliminar la basura de sus redes sociales y noticias. La misma inteligencia artificial que se utiliza para sembrar la desinformación se puede aprovechar para detectar historias falsas, imágenes engañosas o cuentas de redes sociales automatizadas. Pero las empresas de tecnología no pueden hacerlo solos: la alfabetización digital y el consumo crítico de medios también deben jugar un papel determinante. Las nuevas tecnologías, como blockchain, pueden proporcionar métodos adicionales para verificar identidad y contenido.