Caso de estudio

DÍA INTERNACIONAL DE LA JUVENTUD

0

Mientras el mundo inicia el lento proceso de recuperación de la pandemia del COVID- 19, reabren poco a poco los restaurantes, cines, organizaciones y Congresos. Hoy abre también sus puertas un espacio democratico creado por Red Innovación llamado Festival de la Juventud DemoLand. Será un punto de encuentro democrático y participativo en donde la juventud se reunirá una vez más para trabajar más fuerte que nunca y salvaguardar la gobernanza democrática, superar los desafíos de desarrollo sostenible arraigados en la desigualdad y exclusión sistémica y traducir las ideas y propuestas en decisiones que les permitan ocupar el lugar que merecen en América Latica y el Caribe. Para ello, entregaremos algunas herramientas, recomendaciones y ejemplos que funcionen como una guía para que la juventud pueda transformar sus demandas y necesidades en acciones concretas de cambio y faciliten su ejercicio participativo y democratico. Semana a semana podrán conocer cómo fortalecer la voz de los jóvenes, qué iniciativas globales y regionales los respaldan, cómo facilitar los espacios de diálogo intergeneracional, cuales son las instituciones políticas que los pueden ayudar en este proceso y qué otras formas de incidencia se pueden gestar de forma intersectorial. 

Debido a que la juventud es impactada desproporcionadamente y tiene más que perder, su participación e inclusión son fundamentales. Según registros internacionales, son más de 140 millones de jóvenes y adolescentes en nuestra región, de los cuales aproximadamente la mitad son mujeres, con diversas experiencias vividas y diferentes intereses políticos. Actualmente la juventud está luchando por alcanzar los indicadores sociales y económicos para la adultez, como terminar el colegio y ser económicamente independientes; también se enfrentan con los complejos problemas globales, como lo son la crisis climática y el aumento de la polarización política. Las barreras a las que se enfrentan para llegar a la edad adulta son mayores que nunca, sin embargo, la juventud está tomando medidas y a su vez está encontrando nuevas formas de desafiar el statu quo y de hacer exigencias de rendición de cuentas. Esto es alentado, en parte, por un creciente sentimiento de insatisfacción y desconfianza hacia el gobierno, incluyendo las instituciones democráticas, que no están dando resultados. Si la juventud busca exigir y defender a la democracia, necesitan oportunidades significativas en las que puedan participar ahora y tender puentes que permitan construir en sociedad sin que la edad sea una limitante. En nuestro Festival somos conscientes de las múltiples barreras de acceso a la participación, pero confiamos en que son más las oportunidades y puertas que se pueden abrir. 

Si no se reconoce a la juventud como agentes de cambio en quienes se puede y debe confiar y no reciben el apoyo adecuado, existe el riesgo de que se vuelvan apáticos y no quieran ser parte de los espacios democráticos. Por lo tanto, para que los jóvenes desarrollen su potencial e impulsen el desarrollo mundial, los gobiernos y los líderes políticos deben involucrar a la juventud como socios de forma decidida y significativa para que puedan invertir su creatividad, ideas y aspiraciones en la construcción de un futuro más próspero para ellos mismos, sus sociedades y sus naciones.

Con el objetivo de  llegar a un grupo mucho más amplio de jóvenes, es necesario cuestionar la forma en la que se les ha brindado apoyo y tener espacios en donde se encuentren desde el punto de vista de sus intereses y aspiraciones políticas. En lugar de concentrarse desproporcionadamente en desarrollar las capacidades juveniles y canalizar a grupos de élite de jóvenes hacia la política formal, es vital ayudarles a construir poder y transformarlo en influencia: priorizando la inclusión y teniendo como objetivo todo el espectro de la juventud, incluyendo a las mujeres jóvenes y personas jóvenes de diversas identidades; apoyando la participación juvenil organizada entre los sectores de desarrollo; fomentando la colaboración intergeneracional para transformar actitudes y comportamientos que marginan a  la juventud; trabajando con personas jóvenes de todos los géneros para apoyar la igualdad; corrigiendo y proponiendo el cambio de normas patriarcales; entendiendo y abrazando nuevas formas de hacer que la democracia funcione y fomentando un papel más activo. 

Hoy, el Día Internacional de la Juventud, se abren las puertas de este festival para que todas las personas que asistan y aquí participen encuentren allí algunas respuestas, formulen preguntas, aporten ideas y permitan que el numeral #JovenesAlPoder sea una realidad. Poco a poco haremos un viaje juntos por este espacio virtual conociendo algunas estrategias y acciones que le permitan a la juventud traducir y canalizar sus intereses y necesidades en acciones concretas de cambio.