Manual

Un renovado llamado a tomar acción: cese a la violencia en contra de las mujeres en la política

0

A medida que las mujeres avanzan hacia la igualdad, continúan alcanzando logros históricos en la esfera política. Las mujeres participan activamente en una amplia gama de roles políticos, ya sea dentro de la sociedad civil, en los partidos políticos o en los gobiernos locales, y cada vez ocupan más puestos de liderazgo como alcaldesas, ministras de gabinete, primeras ministras y presidentas. De hecho, en los últimos 25 años el número de mujeres que conforman los Parlamentos en distintas partes del mundo ha aumentado más del doble, y con justa razón. La participación igualitaria de las mujeres dentro del ecosistema político es un derecho humano y civil fundamental. La participación de las mujeres en la política redunda en beneficios reales para la democracia, incluyendo una mejor capacidad de respuesta a las necesidades de la ciudadanía, una mayor cooperación entre los partidos y las distintas etnias, y una paz más sostenible.

En 2016, el Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales (NDI, por sus siglas en inglés) lanzó la campaña #NoEsElCosto (#NotTheCost) para detener la violencia contra las mujeres en la política al declarar que la participación política de las mujeres no debe darse al costo de la violencia, ni la amenaza de violencia. Aprovechando un creciente impulso a nivel internacional, el NDI emitió un llamado global a la acción para unir esfuerzos a fin de crear conciencia sobre este problema, cómo luce, por qué merece la atención del mundo entero y qué soluciones podrían buscarse. El llamado a la acción hizo hincapié en la necesidad de que las partes interesadas a nivel mundial, nacional y local tomen medidas para garantizar que las mujeres puedan ejercer sin temor su derecho a participar políticamente como líderes cívicas, activistas, votantes, miembros de partidos políticos, candidatas, representantes elegidas y funcionarias designadas.

En el quinto aniversario de la campaña #NoEsElCosto, el NDI renueva este llamado a la acción para reflejar lo aprendido y el terreno que se ha ganado desde 2016. En los últimos cinco años se han logrado importantes avances que han propiciado un entendimiento más profundo del problema de la violencia de género en la política y sus efectos. La exhaustiva recopilación de datos y documentación sobre la incidencia de esta violencia ha inspirado una lista cada vez más larga de soluciones que se han adaptado a diferentes contextos en todo el mundo. Sin embargo, también han surgido nuevos desafíos. Aunado a la misoginia y el sexismo que prevalecen en la actualidad, el retroceso democrático, el aumento de la política del “hombre fuerte” y las innovaciones tecnológicas han creado nuevos medios para cometer actos de violencia contra las mujeres políticamente activas.