Noticias

Nuevo Congreso: coincidencias en lo político y en lo económico

0

La mayoría de partidos tienen puntos en común sobre la reforma política. Salvo la izquierda y radicales, no se prevé cambio del modelo económico.

En la víspera de las elecciones del domingo, el presidente Martín Vizcarra buscó poner la reforma política como la prioridad en la agenda del nuevo Parlamento.

“Este Congreso solo tiene año y medio de funciones. Es una ventaja porque, dado que es un tiempo limitado, se va a poner el esfuerzo de dar resultados. Hay tres legislaturas: la primera que acaba en julio, la segunda que acaba en diciembre y la primera del próximo año, el 2021. Tres legislaturas son tiempo suficiente para avanzar estas reformas que son tan necesarias para el país”, afirmó el sábado pasado.

En el próximo Parlamento habrá al menos nueve bancadas, lo que quiere decir que tendrá una composición fragmentada, algo que no pasaba desde el 2001, cuando 11 partidos lograron representación en el Legislativo. Ahora las nuevas bancadas deberán ponerse de acuerdo para definir una agenda que se debe ejecutar en 16 meses.

—Reforma de consenso—

A Daniel Olivares, virtual congresista electo del Partido Morado, le parece “saludable” que el Parlamento esté fraccionado, en comparación a “los 73 conservadores” que había antes, en referencia a las curules obtenidas por Fuerza Popular en el 2016.

Ante el elevado número de grupos, Olivares prevé que las alianzas serán temáticas y no partidarias. “Acá es donde se van a ver los perfiles conservadores y liberales de las bancadas”, dijo.

Agregó que para la reforma política ve como aliados a Acción Popular, Somos Perú, a la izquierda y a Podemos Perú. “APP, insisto, es una escopeta de dos cañones, UPP ya dijo que tiene una agenda propia y no quiere negociar con nadie. Fuerza Popular también tiene una agenda propia, que es, como dijo Martha Chávez, defender cualquier cosa que el fujimorismo haya hecho”, agregó Olivares.

Omar Chehade, virtual congresista electo de Alianza para el Progreso, señaló a Acción Popular, Somos Perú, el Partido Morado “y Fuerza Popular, si se puede”, como posibles aliados. “Discrepo del fujimorismo, pero tiene gente preparada como Martha o Diethell”, expresó.

En Acción Popular, el panorama es similar. El candidato Luis Roel sostuvo que la agenda prioritaria está establecida y tiene que ver con la reforma política, judicial y de materia anticorrupción. “La agenda es coincidente entre varias agrupaciones. AP tomó un acuerdo plenario en diciembre pasado para impulsar esta agenda”, afirmó.

Daniel Urresti, virtual legislador electo de Podemos Perú, indicó que lo primero será ponerse de acuerdo en la elección pendiente de seis magistrados del Tribunal Constitucional, y luego debatir la reforma política. “La ley electoral quedó coja, no se sabe en qué distrito electoral se va a contabilizar los votos del extranjero. Hay que ver el financiamiento político para que ocurra antes y no durante la campaña. También impulsaremos la [reforma de la] inmunidad y desde ya adelanto que pediré que se cumpla la ley y se levante mi inmunidad para que inicie mi juicio por el Caso Hugo Bustíos”, afirmó.

Rocío Silva Santisteban, candidata del  Frente Amplio, es un poco más realista e indicó que será difícil llegar a consensos porque dentro de varias bancadas no hay una línea clara programática. “Con el Frepap, hay puntos en los que no vamos a tener coincidencia como el tema de género, pero en el tema de agricultura tenemos propuestas parecidas”, dijo.

Para Santisteban, en la reforma política se debe trabajar en base a lo ya avanzado desde el referéndum y las propuestas del Ejecutivo.

En Fuerza Popular, creen que la reforma política se debe debatir, pero en paralelo con otros asuntos “más urgentes”, como el emprendimiento, la seguridad ciudadana y el sistema de pensiones. “No creo que haya resistencia, tendrían que ser antiperuanos”, indicó el virtual legislador electo Diethell Columbus.

La mayoría de fuerzas se expresaron en contra de cambiar el modelo económico, como lo propone la izquierda y la agenda radical de UPP, la cual buscará una nueva Constitución.